Inicio / Noticias / Alegría y Piñero y su empeño en hacer hablar a los objetos
21
Jul
2021

Alegría y Piñero y su empeño en hacer hablar a los objetos

El concejal de Presidencia y presidente de Cádiz 2012, Paco Cano, ha presentado hoy la exposición De la caña al coro’ junto a sus autores, Alegría Castillo (Córdoba, 1985) y José Antonio Sánchez Piñero (Chiclana, 1975), y acompañado también por el comisario de la muestra, Julio Criado. Esta exposición, que será inaugurada esta tarde, a las 19 horas, constituye la segunda actividad expositiva de la nueva etapa de la Casa de Iberoamérica, tras la muestra de arquitectura, creatividad en la austeridad. “Y al igual que en la anterior –ha apunto el edil- la exhibición de las piezas es una herramienta más de transmisión de conocimientos y saberes que se completa otras con actividades”. 

Dichas actividades son: un taller para adultos de una sesión de dos horas y media (visita y experiencia práctica), un taller para familias de dos horas (visita y experiencia práctica), una visita guiada a la exposición de una hora con activación de las obras, y una conferencia de 90 minutos con visita a la exposición.
“Nuestro propósito, como siempre, es que se transfieran a la ciudadanía tanto los conocimientos de la reflexión que deriva en la obra como los de la ejecución y materialización de la misma”, ha remarcado Paco Cano.  Por otra parte, ha resaltado que esta muestra se enmarca dentro de las actividades que el Ayuntamiento gaditano está programando con motivo de la candidatura de Cádiz como sede del X Congreso Internacional de la Lengua Española en 2025. “Es la siguiente acción después de la exitosa Feria del Libro de este año y, como hemos comentado en otras ocasiones, durante la candidatura desarrollaremos actividades con distintos enfoques, con distintas miradas y con distintos grados de especialización en el conocimiento de la lengua”. 
En esta ocasión, la exposición De la caña al coro se trata de un proyecto de arte contemporáneo que trabaja con la materialización de lo fonético, mediante la construcción de artefactos e instalaciones y performances.
Es un trabajo de investigación que Alegría y Piñero vienen desarrollando desde 2014 y que permanecerá en la sala Blas de Lezo de la Casa de Iberoamérica hasta el 25 de septiembre. Posteriormente, está prevista su inauguración en el MUSAC de León
Alegría Castillo ha apuntado que esta muestra gira en torno a la fenomenología del habla, y ha explicado que “realmente nunca hemos intentado realizar una máquina parlante eficaz y eficiente, sino que hemos buscado un grado cero del lenguaje”. “La idea es intentar sonsacar un habla en el objeto, en la materia, pero esquivando una voz propia, porque no se trata de tener un discurso hecho y hacer que las esculturas lo digan. Hay un intento en el tiempo de diálogo con estas esculturas, es un proceso muy oracular donde vamos interpretando lo que estas piezas nos van diciendo”. 
En ese sentido, en esta idea de intentar esquivar esa voz propia, “recurrimos muchas veces a la retórica y a los tropos del lenguaje, porque de alguna manera nos obligan, nos condicionan, nos ponen trampas para que no podamos decir de una manera directa lo que queremos decir, sino lo que el lenguaje te deja expresar”. Al hilo, la artista cordobesa ha explicado que el título de la muestra hace referencia a un trabalenguas popular. “Este tropo del lenguaje a menudo sonsaca en quien lo pronuncia aquello que no se puede decir. Fuerza una pérdida del control y libera las palabras”. Para los artistas esto es un centro del proyecto: esquivar discursos hechos para poder así descubrir otros nuevos, dialogados entre el sonido y su forma. “Es necesario someterse, olvidar una voz propia para encontrar aquello que se esconde tras el lenguaje y que nos dice más allá de nosotros mismos”.
 Por su parte, Julio Criado ha realizado una “invitación entusiasta” para que el público acuda a esta muestra “y se deje llevar por lo que estas piezas transmiten, que realmente es celebrar un elemento esencial del arte como es la comunicación”. Asimismo, ha puntualizado que todas las obras se centran en el fenómeno comunicativo y están manifestando el lenguaje. “La paradoja es hacer arqueología de algo intangible como es el habla, ahí es donde realmente se centra el campo de investigación de estos autores”.